Lagartijas

Las lagartijas pertenecen a la familia de los reptiles, que son de sangre fría y generalmente su hábitat es terrestre, se puede decir que estos animales son lagartos, pero de menor tamaño. Suelen cazar insectos y roedores pequeños.

A estos pequeños animales los podemos encontrar en muchas partes del mundo, sin embargo, en Antártida, su ausencia es total. Es habitual adoptar una lagartija como mascota, ya que inspiran confianza y son animales inofensivos. No te extrañes si no la encuentras con facilidad, pues les gusta esconderse en matorrales, piedras o grietas, para huir de los humanos.

que come la lagartija

Alimentación de las lagartijas

Los campesinos y las lagartijas se llevan muy bien, pues el campo es para ellas su principal fuente de alimento. Pueden encontrar con facilidad gran cantidad de insectos para saciar su apetito como: saltamontes, grillos, gusanos, moscas y otros más, pero que no midan más que ellas, para poderlas tragar fácilmente.

Ante los huevos de serpiente no pueden resistirse, es verdad. Ya que son uno de sus alimentos predilectos, y por esta razón en reiteradas ocasiones suelen ser atacadas por otros animales que tambien incluyen en su menú los huevos, como, por ejemplo, los halcones.

Las lagartijas y su fascinación por las hormigas

Si bien es cierto que los huevos son de sus alimentos favoritos, las hormigas resultan también toda una tentación, son capaces de buscar en diversas partes sin cesar, con tal de degustar de tan suculento platillo.

Teniendo en cuenta que, las hormigas abundan por doquier y son muy fáciles de cazar, así que pueden comer una y muchas más, sin ninguna clase de restricción. Para complementar su alimentación, las termitas y arañas son ideales, aunque prefieren cazar insectos voladores o presas que puedan encontrar en las alturas.

El hábitat de la lagartija y el menú a seleccionar

Las lagartijas seleccionan el tamaño de su presa teniendo en cuenta su propio tamaño, es decir si es pequeña, su alimento tambien lo será. Por ello, los reptiles de mayor tamaño, pueden comer aves pequeñas y roedores, sin incomodidad.

Dependiendo del hábitat de la lagartija, se pueden determinar los tipos y cantidad de insectos que estarán a su disposición en su menú cotidiano, y otro dato interesante es que a medida que van creciendo, sus gustos van cambiando, en pocas palabras, las lagartijas son selectivas en cuanto a las opciones que consiguen para su alimentación.

Un proceso indispensable y que garantiza su alimentación, es la caza. Si no caza su alimento, no podrá engullirlo, así se trate de hormigas o termitas, en este sentido y siguiendo su debido proceso, puede llevar una dieta equilibrada y conservar su buen estado de salud.

¿Cuánto comen?

Al igual que otros reptiles y serpientes, las lagartijas engullen sus presas enteras, lo cual significa que dependiendo del animal que hayan cazado, este le puede servir como alimento por varios días.

Claro está que, si se trata de insectos pequeños, la situación cambia, pues van a requerir un número mayor de bichos, para saciar completamente su apetito. Hablar de la cantidad precisa de alimento, que estos reptiles pueden consumir, es muy difícil de precisar, pues ellas comen cada vez que les apetece y cuando las condiciones se los permiten.

Como ya mencionamos anteriormente, el hecho de cazar es vital a la hora de alimentarse, por lo tanto, podemos deducir, que las lagartijas se alimentan exclusivamente de otros animales que se encuentren vivos, aspecto interesante para aquellas personas que las tienen como mascota, pues no deben suministrarles animales muertos como alimento.

¿Cuánto pesan las lagartijas?

No todas las lagartijas pesan lo mismo, pues todo dependerá del tipo de especie a que corresponda, sin embargo, suelen pesar de 1 a 4 gramos aproximadamente, teniendo en cuenta que son reptiles pequeños, pues al nacer pesan escasamente 0,25 gramos y pueden medir 2,5 centímetros sin contar la cola.

Si se trata de lagartijas en edad adulta, su longitud ronda entre 5 a 10 centímetros, en algunos casos 14 centímetros y si tomamos en cuenta su cola, su longitud es mucho mayor, de 30 a 70 centímetros como máximo.

 

Algunas características

Su aspecto resulta fascinante para muchos, para otros un poco grotesco; pero en definitiva estamos hablando de una obra perfecta que nos ofrece la fauna y la naturaleza. Podemos encontrar gran variedad de colores, texturas o patrones, no hay dos tipos de lagartijas iguales, y es que estamos haciendo referencia a más de 3000 especies de lagartijas.

Sus diferencias son evidentes al observar su tamaño, tipo y textura de la piel. En su mayoría, tienen la gran capacidad de regenerar nuevamente su cola al sentirse amenazadas, un mecanismo de defensa y supervivencia que las acompañada toda su vida.

Las lagartijas son sin lugar a dudas unos animales excepcionales que merecen toda nuestra atención y protección, debemos cuidarlas y protegerlas, cuando decidimos tenerlas en casa como mascotas.

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *