Mofeta

La mofeta es un animal omnívoro, lo que significa que su alimentación está basada en pequeños mamíferos. La mofeta suele alimentarse de algunos pequeños pájaros, frutas insectos, huevos, e incluso les gusta la miel y las abejas. Estos animales tienen una gran cantidad de características que los hacen únicos, a continuación vamos a explicar todo lo que debes saber sobre estos animales y su alimentación.

¿Qué come la mofeta?

La alimentación de la mofeta está basada en frutas y algunas semillas que se encuentra en su camino. Entre las frutas que más consume está el mango y el durazno.

También es posible que se alimenten de aves que cazan durante la noche. Además de esto,a estos animales también le gusta comer algo de miel de abeja, que logra conseguir esta atacando los enjambres por las noches. Si se encuentra cerca de alguna granja, estos animales pueden infiltrarse en ellas y comerse los huevos de las gallinas, así que como se puede ver estos animales pueden consumir cualquier alimento.

¿Cuánto comen las mofetas?

La mofeta suele consumir muchos alimentos, pero en ocasiones se le suele complicar la búsqueda y se debe conformar con lo que consigue.

En dependencia de su hábitat, podrán adquirir el alimento necesario para adquirir sus nutrientes de manera seguida. Esta especie suelen alimentarse cada 2 horas, todo dependerá  de sus capacidades de caza.

¿Cuánto pesan las mofetas?

Las mofetas en dependencia de su especie suelen pesar entre 2 a 5 kilos. En el caso  de las mofetas que son pequeñas suelen pesar aproximadamente unos 10 gramos, cuando son de tamaño grande pueden llegar a sobrepasar los 8 kilos. Como se mencionó al principio de párrafo, todo va a depender de su alimentación y especie.

¿Dónde viven las mofetas?

Las mofetas suelen vivir en regiones que se ubican en américa, están distribuidos en países como Canadá, México, Asia.

Su lugar en su de hábitat suele ser en madrigueras que suelen ser cavadas especialmente por las hembra y más que todo en el invierno, suelen pasar un tiempo de letargo, donde no suele ser una hibernación en su totalidad.

¿Cuánto miden las mofetas?

Las mofetas según su especie y su alimentación, suelen medir entre los 0.5 metros de longitud. Una pequeña puede llegar a medir entre los 40 a 90cm o 118 milímetros, en cambio en el caso de la más grande pueden superar el metro de longitud. Otras hasta pueden llegar a los dos metros.

Reproducción de las mofetas

El periodo de reproducción de la mofeta suele ser entre los 55 días y pueden parir hasta 10 crías que se alimentan de la madre por 10 semanas.  Luego de estas semanas, la cría acompaña a su madre para cazar.

Los machos acostumbran a estar solos y por tanto buscar su alimento. Durante el proceso de apareamiento,  se suelen observar grupos de algunas mofetas en los bosques. Cuando sus crías crecen, empiezan a tomar su propia dieta y por tanto empiezan a construir sus madrigueras.

Curiosidades de las mofetas

Cuando una mofeta se siente en amenaza, lo primero que hace es segregar un olor que es muy fuerte y a la vez fétido por medio de su glándula anal. Este líquido expulsa una especie de alcohol de tipo sulfurado que suelen provocar una reacción alérgica de quemazón tanto en los ojos donde su efecto es poco. Existen dos mecanismos de realizarlo.

Primeramente mediante levanta la cola y la otra levantando sus patas traseras, donde se queda apoyándolas  sobre la delantera. Esta sustancia puede alcanzar los 2 metros. El color de la piel de la mofeta es de tipo blanco con negro,  aproximadamente posee unos 34 dientes.

Son muchas las especies que existen de mofetas y sus esperanzas varían de otra. Tenemos a la mofeta encapuchada, su esperanza de vida suele ser de 6 años, en el caso de la moteada su promedio de vida es de 5 a 8 años, la moteada vive la misma cantidad que la anterior, la oriental 10 años, la pigmea solo vive 6 años. La rayada mínimo vive 10 años llegando al máximo de los 14 años, la Palawan llega a los 10 años, la de nariz porcina vive los 8 años, la chingue los 10 años, la mofeta bilistada vive 7 años.

Las mofetas prestan un gran equilibrio al medio ecológico en donde están presentes. En algunas partes el mundo, a estos animales los suelen adoptar como mascotas, es importante que todo aquel que la quiera como mascota, deben mandarle a extirpar las glándulas anales, ya que así es poco probable tenerla en el hogar, cuando una mofeta es criada desde que es pequeña en un ámbito familiar, suele ser muy cariñosa y por tanto tendrá buenos comportamientos en el hogar.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *